martes, 20 de abril de 2010

Anotaciones.

Ella se levantó, fue al baño como cada mañana y al mirarse en el espejo tras lavarse la cara encontró una nota escrita por él.

Quien no conoce la felicidad
es que no te ha mirado a los ojos.

Se miró en el espejo, sonrió y fue feliz.

6 comentarios:

  1. Siempre, siempre feliz. Así es fácil.

    ResponderEliminar
  2. Claro a mi si me dan tantas pistas para encontrar la felicidad y me lo ponen así de facil...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ojalá la felicidad estuviese siempre allí...
    Bravo de nuevo!

    ResponderEliminar
  4. A partir de ahora, tendré que mirarme al espejo todas las mañanas. Me resultó muy lírico.

    ResponderEliminar