sábado, 12 de marzo de 2011

Puerta.

Cada vez que llaman a la puerta, me gusta imaginar quien será: un familiar, un amigo, un vendedor...

Suena otra vez: el cartero, un vecino reclamando al presidente,...

Voy a la puerta y, como siempre, nunca es nadie.

4 comentarios:

  1. Es el cartero, que siempre llama dos veces.

    ResponderEliminar
  2. Tanto tarda pensando, imaginando que se van...

    ResponderEliminar
  3. Verdaderamente siempre es alguien.

    Saludos a pares.

    ResponderEliminar
  4. Es bonito eso de que nunca es nadie, vamos que siempre es alguien... lo que él se había imaginado. O no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar