lunes, 10 de enero de 2011

Para cenar

Cocinó con todo su amor un plato exquisito, lleno de pequeños toques: canela, jenjibre...

Al acabar, lo emplató con su recién adquirido aro sobre los dos platos, diferentes eso sí, de su escasa vajilla.

Lo posó encima de su recién reciclada mesa-caja y le pidió que disculpara si estaba un poco fría. Ella lo disculpó con una sonrisa.

Cenaron a luz de la farola que, a veces, titubeaba dejando entre tinieblas su mesa y el puente. Nunca comieron ensalada más rica que aquella de canela, jenjibre y lechuga.

La farola se apagó y se acostaron en su recién reciclada mesa-caja-cama.

4 comentarios:

  1. Cuando se está bien, se está bien. Y muchas veces se está mejor, cuantas menos cosas tienes.
    Muy bueno, hasta el final.

    ResponderEliminar
  2. Sencillez a tope, pero feliz sencillez

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor de la cena, "la compañía".

    Saludos a pares.

    ResponderEliminar