miércoles, 12 de mayo de 2010

El camino

Pues claro cariño que no me importa a donde me lleva este camino, me importa disfrutar del paisaje que existe a mi alrededor; los verdes árboles, las montañas nevadas, los patos del río,...

¡No te jode!

Me levanto a las seis de la mañana para poder tuercas en coches que no me puede permitir. Llego a casa como y por la tarde reparto publicidad por los buzones para ver si esta mes ahorramos algo.

Claro que es bonito el camino, pero no debe ser este.

8 comentarios:

  1. :-) No todo es tan bonito, no.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja ya bueno, es cierto, hay caminos y caminos... y a veces el camino no merece la pena. Pero sigo diciendo que la tortuga puede andar más rapido si quiere(mira como corren cuando las persigue alguien), si va lenta es porque el paisaje a su alrededor es bello...
    :)

    ResponderEliminar
  3. Espero que haya tenido una meta. Si no, él realmente se encuentra jodido.

    YoSabina

    ResponderEliminar
  4. Si todo fuese tan fácil como en los párrafos como este primero tuyo, la vida no sería vida. Eso es lo fascinante, que sin obstáculos no hay meta. Pero claro... Qué obstáculos!

    Encantada de leerte, como siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Caminos comunicantes, que todo el día callan y por la noche duermen.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  6. Un camino equivocado puede ser un infierno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Pues todo está en dar un volantazo y desviarse...

    ResponderEliminar
  8. Gracias.

    Luis, ¿cómo sé si el camino es equivocado? y lo que es peor ¿me debe importar? ¿si soy feliz en mi camino, aunque sea equivocado, debo cambiar de camino, hipotecando la ruta, para un fin -supuestamente- mejor?

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar